27 Consejos para correr un maratón

Descanso previo: las dos semanas antes del maratón debes guardar reposo, ha esta etapa se le llama tapering, todo el entrenamiento ya lo has realizado, no sirve de nada esforzarte al máximo las dos semanas previas, realiza rodajes cortos y si puedes complementar con entrenamiento cruzado como nadar o ciclismo te ayudará a relajarte.

Utiliza estas dos semanas para invitar a tus amigos a correr unos cuantos kilómetros y puedes convencerlos de apoyarte en la ruta en los tramos donde más lo vas a necesitar.

Evita los excesos: en estas semanas previas donde guardas reposo es primordial, cuida tu alimentación, el exceso de bebidas alcohólicas, de salir de fiesta y desvelarte. Este periodo es un buen momento para ir preparando todo.

Analiza la ruta y la estrategia: revisa muy bien la ruta para que no seas sorprendido en ningún momento, revisa las subidas y los tramos donde puedes recuperarte de ellas. Los puntos de hidratación, baños y asistencia médica. Puedes necesitar alguno de ellos en la ruta por una rozadura, mala digestión o un calor extremo o lluvia el día del evento.

Como llegarás al evento: el día de la carrera es un dia para disfrutar y ser feliz, no dejes que el tráfico o despertarte tarde modifique tu día. Si vives muy lejos podrías pensar en buscar un hotel cercano a la meta, el día previo relajarte cerca de la zona de salida, tener una cena de carbohidratos y duerme bien. Una ventaja es que podrás dormir más horas y sentirte menos estresado por el traslado.

Los amigos y familiares, identifica los puntos en los que pueden estar para apoyarte, ya sea en la salida y meta, en la parte más ruda de la ruta, un shot emocional siempre viene bien. La mejor opción puede ser distribuir a tus familiares y amigos en distintos puntos.

Pon todo en orden: con esto nos referimos a todo aquello que utilizarás en la ruta, como geles, calzado, ropa que ya probaste en tus distancias previas, boletos de avión, hospedaje, etc.

Planea la cena de carbohidratos, tu desayuno ligero y la alimentación para la recuperación al cruzar la meta.

Un día antes de la carrera

Visualízate cruzando esa meta, piensa en la estrategia mental que te ayudará a completar esa ruta, puedes dividir la ruta en tramos de 10 kilómetros para que sea más fácil, dedica cada kilometro a familiares y amigos, escribe frases que te motiven en tus antebrazos o deja que tu familia te escriba algo.

Deja todo preparado en una silla o mesa: todo el outfit debe estar listo la noche previa y nada debes olvidar, deja cargado tus gadgets, los geles, pastillas o gomitas en el cinturón de hidratación, chaleco, mochila o lo que utilices. Pd. No olvides un poco de papel de baño para cuando estés en la salida.

Ten a la mano esos aditamentos adicionales según el clima: guantes, rompevientos, etc.

No estrenar nada: no caigas en el error de estrenar calzado, ropa, geles, gorra, etc. Corre con lo que ya conoces y has probado en tus distancias.

Cena de carbohidratos: no exageres en la carga de carbohidratos y no pruebes nada nuevo, ya debes saber que cenar un dia antes de una distancia. Es una buena oportunidad de relajarte con la familia, compañeros runners y amigos.

 

Ten un ritual de relajación, en las semanas previas practica un ritual para combatir los nervios y ponlo en practica esa noche antes del maratón. Puede ser música que te relaje, meditación, un té, practicar algunos estiramientos o un buen baño con agua caliente.

Despierta según lo planeado: Si es posible pon las 10 alarmas en tu celular o utiliza dos dispositivos distintos para evitar que te levantes más tarde y así llegar con tiempo a la salida.

Respeta el corral asignado según tus tiempos: esto te ayudará a salir con personas que tienen tu ritmo de carrera y no te veas presionado por aquellos que corren más rápido, aún en tu corral, no dejes que la adrenalina te gane y sal al ritmo planeado.

Llego el momento…… el himno suena y empieza el conteo de 10….9…..8….

Sal con calma e inteligencia: la adrenalina en ese momento se eleva y podrás ver que muchos corredores salen a tope, respeta tus ritmos y ve tomando el paso.

Guarda espacio: procura dejar un buen espacio de los corredores que van delante de ti, te servirá para poder visualizar cualquier objeto, bache, tope o piedra que puedas pisar. Y así evitar una torcedura o tropezar con más corredores que puedan detenerse súbitamente.

Si vas en grupo: corran en fila india todo el trayecto, aconseja a tus compañeros a realizar este consejo, ya que al ir platicando puedes ser un obstáculo para aquellos corredores que van más rápido.

No compitas (omitir corredores elites): no fijes a alguien como la persona a rebasar o ganarle en la ruta, tu eres el contrincante a vencer y el objetivo es lograr el tiempo planeado. Analiza en la ruta como va tu planeación y no compitas contra alguien que vaya corriendo a tu ritmo.

Ataca la ruta con tu planeación: en la carrera no es momento de improvisar, si en las cuestas te fijaste un ritmo, respétalo y recupera en la bajada. Lleva el ritmo según lo planeado.

Mantente hidratado: no esperes a tener sed, utiliza los puestos de hidratación, pero sin detenerte frente a ellos, toma tu vaso y sigue avanzando, si es necesario detenerte hazlo más adelante para no estorbar a los demás corredores.

Disfruta: Es un consejo muy sencillo, pero disfruta de la gente que apoya, choca sus manos y disfruta de la vista que ofrece la ciudad.

Los últimos kilómetros: si vas a llorar llora, si vas a reír también hazlo, estos últimos kilómetros siempre tienen la mayoría de las porras de equipos y de familiares alentando. Puedes quitarte tus audífonos y disfrutar del ambiente.

195 metros: la mayoría de los corredores realizan un sprint para cerrar con todo, nosotros te aconsejamos lo contrario, disfruta esos últimos 195 metros para grabar en tu memoria todo lo que sucede en ese último trayecto, piensa en todas las personas que te ayudaron a lograr este objetivo.  Tu corazón lo agradecerá que después de esos 42km bajes un poco el ritmo para empezar el proceso de recuperación.

Al cruzar la meta:

Rehidrátate lo más rápido posible al cruzar la meta y repón los hidratos de carbono con un Gatorade o Powerade para acelerar la recuperación, aplica hielo en las zonas adoloridas.

Un familiar puede llevarte algunos alimentos que ayuden a tu recuperación como galletas, pasas, leche con chocolate, miel y frutas.  Ropa limpia, unas sandalias cómodas y todo aquello a lo que estés acostumbrado a utilizar después de tus distancias.

Presume el trofeo, es momento de presumir en tus redes esa hermosa medalla que te has ganado con el entrenamiento de varios meses.

¡Te deseamos que en tu próximo maratón llegues con bien a la meta!

¡Disfruta al máximo el maratón que seguramente cambiará tu vida!

¡Que dios este contigo!

Motivate un poco con estos videos de Daniel Habif: Sin agallas no hay gloria y Se reirán de ti

PREMIUM

DESTACADOS